A seis meses de la explosión en Beirut, ¿qué pasa con la ayuda internacional?

Seis meses después de que una enorme explosión arrasara Beirut, los donantes afirman que la mayor parte de la ayuda de emergencia que prometieron para Líbano ha sido desembolsada.

Sin embargo algunas oenegés dicen que apenas han recibido nada, o que han visto cómo los fondos que han recibido perdieron su valor al pasar por el sistema bancario libanés.

¿Qué se prometió?

El 4 de agosto, una enorme reserva de fertilizante de nitrato de amonio explotó en el muelle de Beirut, matando a 200 personas y arrasando gran parte de la ciudad.

La catástrofe sumó más dificultades a los libaneses que ya luchaban contra una grave crisis económica y la pandemia de coronavirus.

El 9 de agosto, la comunidad internacional, encabezada por Francia, prometió unos 300 millones de dólares en ayuda de emergencia.

A principios de diciembre, la Unión Europea, las Naciones Unidas y el Banco Mundial establecieron un plan de respuesta de 18 meses para ayudar a la ciudad a recuperarse, estimando que se necesitarán 426 millones de dólares para el primer año.

¿Cuánto se ha pagado?

Naciones Unidas pudo verificar el desembolso de 285 millones de dólares de los 300 prometidos en agosto, dijo la coordinadora humanitaria de la ONU para Líbano, Najat Rochdi.

Esto incluye 161 millones de dólares enviados a Naciones Unidas, y otros 124 millones en especie o directamente a las oenegés, afirmó.

Además, otros países canalizaron la ayuda directamente al gobierno libanés, pero Rochdi explicó que ha sido más difícil hacer un seguimiento de esas cantidades.

Todavía hay que desbloquear algunos fondos, como seis millones de dólares de los 18 prometidos por la agencia de desarrollo francesa AFD, según dijo su director para Líbano, Arthur Germond.

¿Qué pasa con el plan de recuperación?

Pero el plan de diciembre para la recuperación a largo plazo aún no está en marcha.

Germond dijo que hasta ahora solo se habían recaudado 60 millones para un fondo de 300 millones de dólares destinado a ayudar a las oenegés y a las pequeñas empresas.

Y el bloqueo político del país está dificultando el avance de otros aspectos del plan, condicionado a las reformas.

Por ejemplo, el puerto no puede reconstruirse sin una reforma que garantice la transparencia en el proceso de licitación, dijo Rochdi.

Comments are closed.