Su primer smartwatch y otros gadgets que ha lanzado Realme

Realme ha estado, hasta el momento, muy centrado en los teléfonos móviles, convirtiéndose en una de las marcas de smartphones de más rápido crecimiento del mundo. Ahora, la compañía ha decidido ir expandiéndose por el mercado de la tecnología del día a día y ha presentado una serie de productos de nuevas categorías (incluso televisores).

Realme ha decidido llamar a su primer smartwatch ‘Realme Watch’, una idea poco original que no casa con lo curioso del diseño y sus posibilidades de personalización. Este reloj de diseño cuadrado y pantalla LCD de 1,4 pulgadas puede adquirirse con hasta 12 interfaces de esferas diferentes y correas con cuatro colores a elegir.

Funciona con lo que parece una versión personalizada de Android y permite mostrar notificaciones, controlar música, colgar llamadas telefónicas e incorpora funciones de salud: sensor de ritmo cardíaco, monitorización de sueño, niveles de oxígeno en sangre, controlador de pasos, recordatorio de sedentarismo y de beber agua y ejercicios de meditación. En el caso de la monitorización del ritmo cardiaco se hace de forma ininterrumpida y alertará si el ritmo cardiaco es demasiado alto o demasiado bajo.

La batería dura de siete a nueve días y 20 días en caso de tenerlo en ahorro de batería (bastante para ser un reloj inteligente). La pantalla cuenta con Corning Gorilla Glass (habitual en los teléfonos móviles) y un brillo de 380 nits, lo que permite verlo hasta en momentos de mucha luz y sol directo. Aunque no es completamente resistente al agua, si aguanta salpicaduras (no es necesario quitárselo al lavarse las manos).

Realme presentó primero este dispositivo en India, donde el precio estaba fijado en unos 50 euros y, en efecto, en su llegada a España se puede adquirir por 49,99 euros el 16 de junio con preventa y por 54,99 euros a partir del 23 de junio.

Esta pulsera digital de Realme, más enfocada a la monitorización física, incorpora una pantalla a color de 2,4 cm, con un botón táctil que permite navegar por la pantalla de manera fácil e intuitiva. El brillo se puede ajustar hasta en cinco niveles a través de la aplicación móvil. La personalización también es un plus en este dispositivo, que cuenta hasta con cinco esferas diferentes y tres opciones de color de la correa (negro, amarillo o verde).

La pulsera está hecha de un material ligero y “respetuoso con el medio ambiente”, según la marca. Pesa tan solo 20 gramos. Incorpora un sensor óptico de frecuencia cardiaca para medir con alta precisión cada cinco segundos. Incluye recordatorios para moverse y beber agua y nueve modos de entrenamiento, incluido caminar, correr o yoga.

Realme Band estará disponible a partir del 22 de junio en precompra por 19,99 euros y a partir del 23 de junio por 24,99 euros.

Comments are closed.