“A mí me pasó la electricidad por los pies y los niños quedaron adentro quemándose”

VERACRUZ, Ver.- Todavía no daban las 6:00 de la mañana de ese lunes 28 de enero, cuando la pequeña Elizabeth María García, de 6 años, ya estaba despierta jugando con una prima, y cuando cerró la puerta de su casa ocurrió el incendio en donde quedó atrapada junto con su hermano Yeremi Antonio, de 11 años.

Francisca Palacios Carmona, de oficio pescadora y abuela de los menores que resultaron quemados en el incendio de una casa en la colonia 21 de Abril, en el municipio de Alvarado, recordó que esa mañana su hija Selene, madre de los pequeños, se fue a trabajar alrededor de las 5:00 de la mañana, porque es parte del cuerpo policiaco en ese municipio.

La pequeña Elizabeth María se levantó apenas se fue su mamá y andaba jugando en la casa. Acompañó a un tío a comprar gas y cuando regresaron todavía le pidió 20 pesos a su abuela para cuando se fuera a la escuela.

“No sé ni cómo pasó; parece que fue un corto. La niña ya andaba con nosotros de pie; se fue con su tío, a quien le dice papá, a comprar el gas. Ella lo quiere mucho y ya no pudo decirle que no porque se le trepó al carro. Regresó y me dijo que le diera 20 pesos; yo le dije que sí, pero que me diera chance de ver cómo estaba la chamba”, dijo.

Elizabeth María estaba jugando con una prima en el patio; de repente le dijo que iría a ver la tele y cerró la puerta de su casa. En breve ocurrió el incendio y quedó atrapada con su hermano, quien seguía durmiendo.

“La niña se metió a la casa y nos cerró la puerta; ya no pudimos hacer nada porque ocurrió el corto. A mí me pasó la electricidad por los pies y los niños se quedaron adentro quemándose”, recuerda entre lágrimas.

Los menores se quedaron encerrados en el pequeño inmueble de apenas cinco cuartos y donde viven cinco personas: la abuela, tres hijos y los dos nietos, hijos de su hija Selene.

Aunque los Bomberos y cuerpos de auxilio llegaron enseguida, el incendio consumió gran parte de la vivienda y tuvieron que hacer un hoyo en la pared para poder entrar y rescatar a los pequeños.

Elizabeth María y su hermano fueron trasladados al IMSS de Lerdo de Tejada, donde los doctores les dieron las primeras atenciones y en el transcurso del día fueron traslados a Veracruz al área de quemados.

Las horas siguientes han transcurrido en una inmensa angustia, desesperación y mucho llanto de parte de la madre de los niños, Selene, quien permanece junto sus hijos rogándole a Dios que puedan recuperarse.

Mientras tanto doña Francisca espera en las afueras del IMSS, en la banqueta de la avenida Cuauhtémoc, junto con una hija y una sobrina, algún resultado satisfactorio de parte del personal médico, porque advierte que no se moverá del lugar, así haga norte o llueva.

“Yo de aquí no me muevo hasta que me los lleve; de otro modo no me voy. Ellos son mis niños, son mi vida, ellos viven conmigo, su mamá también ahí vive y yo los he visto desde que nacieron. Ella es madre soltera y entre ella y yo y mi hijo, a quien ven como un padre, hemos sacado adelante a esos niños. Yo le ruego a Dios que me los saque adelante, que se recuperen”, suplicó.

Mencionó que todo en la casa se perdió; es más, de ropa sólo le quedó la que trae puesta y aun al hospital llegó con la ropa mojada y en la espera se fue secando.

Se trata de una familia de escasos recursos en la que todos trabajan y se apoyan para pagar los gastos de comida, ropa, zapatos y entre todos han sacado adelante a los niños, quienes estudian el primero y sexto año de primaria.

De acuerdo con la abuela, Elizabeth María siempre ha sido una niña muy traviesa a la que a su corta edad le gusta ayudar en los quehaceres del hogar. Es muy cariñosa y quiere mucho a su tío, quien también llora desesperado porque cuando regresaron de comprar el gas quiso llevársela a otro mandado, pero ella se negó.

Hasta ahora sólo la Asociación Michou y Mau se ha acercado con la familia para brindar ayuda y los vecinos de la colonia han hecho cooperaciones para enviar dinero a la madre y la abuela, principalmente para que puedan comprar comida en los alrededores del hospital.

La familia de los niños puso a disposición la cuenta 4766 8410 6922 9691 para quienes quieran apoyar con los gastos.

Comments are closed.